Tu rabia en energía

Transforma tu rabia en energía.

Transforma tu rabia en energía

Que te sea más provechosa y productiva. No duermes, nena, algo no funciona bien y no es la falta de un amor en condiciones, el que tienes, probablemente sea lo de menos. Lo que te hace sentir que no estás ni en el lugar ni el momento adecuado viviendo tu vida (el problema es que hoy por hoy no puedes colocarlo en otra parte ni que el cambio de sus circunstancias dependa de ti) son el tipo de traiciones personales de baja intensidad.

Traiciones que se han llevado no sólo tu futuro sino tus ilusiones y proyectos evolutivos. Y no será por falta de intentos, y cada vez que te plantas uno nuevo se lo lleva una nueva riada. Sigues sin entender cómo funciona el mundo y a vivir con él. No importa que te hagan daño las piernas de la última vez que lo has intentado vivir.

La mala hostia te sube por el cerebro y está a punto de hacerte clic en alguna parte remota de tu pensamiento. Exterminarías toda la sociedad, que te ha fallado en masa, y probablemente la nueva que se volviera a instaurar te volvería a traicionar.

Transforma tu rabia en energía, el problema eres tú, te llamas, no son los demás y aunque la guerra más severa está ganada y hace mucho tiempo sin posible revancha (es la única que te calma) las otras batallas se van sucediendo y cayendo a golpes. Restos de las diversas batallas:

-Para Mí no has tenido tiempo, por lo demás sí. El tiempo que pases conmigo será en compensación de otra persona… tiene cojones que te preocuparás de las deudas de los demás que probablemente sí te importan, pero no de los tuyos. Así no me pagarás, si es lo que pretendes, ni el tiempo ni las fuerzas que he pasado contigo (tampoco lo he pretendido nunca, por qué lo haces?…

-Es Curioso como te has quejado de que te machacan y de que no te respetan y a mí me has utilizado de igual forma a como criticas y, no será la primera vez, y espero que con suerte sea la última, de persona comodín que está de “plan B” anulable. Que poco valor tengo para ti. Lo más grave es que a pesar de no tener el mismo interés sigo sufriendo las mismas consecuencias. ¿Como puede ser?

– Qué Triste es saber que a pesar de los esfuerzos, a pesar de las palabras, gestos y símbolos, cualquier “fulano” desconocido pasaría por delante de mí con idéntica excusa (si es que no sigues con el mismo)… No son 300 Km. o 50 o 10, son voluntades. El problema es que pidiéndome perdón, desapareciendo de mi vida, ni siquiera existiendo no arreglar lo que has hecho… ni lo pretendas.

La única solución sería que todo funcionara como debería haber estado normal y, francamente, comienzo a dudar de que lo hiciera si no cambiaran mucho estas condiciones inexistentes que se dan.

Transforma tu rabia en energía, y si me cantares al oído… probablemente volvería a poner la oreja en la cama, para escucharte de nuevo. Así que seguiré sin dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *