PNL.

PNL, cómo conocer a las personas

Nuestros movimientos y posturas muestran cómo somos. Así como cada uno de nosotros tiene un tono de voz único y particular, también contamos con un lenguaje corporal a través del cual los demás perciben nuestra energía. De qué se trata la Programación Neurolingüística.

Los movimientos y posturas muestran cómo somos. Así como cada uno de nosotros tiene un tono de voz único y particular, también contamos con un lenguaje corporal por el cual los otros perciben nuestra energía, a veces con tonos eufóricos, a veces con un sentido temeroso, pero siempre mostrando lo más profundo de nuestro sentir.

Y lo bueno es que esto es algo que nos atraviesa a todos. Así como nuestro cuerpo habla, también “hablan” las personas que tenemos a nuestro alrededor. Por eso es muy importante contar con pequeños tips que nos ayuden a conocer a las personas, a partir de leer los signos de su lenguaje corporal. Para eso, contamos con la Programación Neurolingüística, o PNL.

¿De qué se trata la PNL?

Es el modelo que describe la estructura de la experiencia subjetiva. Más específicamente gracias a este modelo podemos aprender a observar, conocer nuestra representación de la realidad, acompasar para comunicarnos mejor, ampliar nuestra percepción mejorando la escucha y mejorar nuestra forma de preguntar porque así soy más preciso al obtener información, por mencionar algunos de los múltiples beneficios.

¿Sabías que el lenguaje es en un 93% no verbal? Esto significa que todo el sistema de programación neurolingüística nos ayudará y mucho a conocer a los otros y a dejar conocernos. Aprender estas habilidades puede resultar clave para mejorar los resultados que obtenemos, no sólo en nuestra vida profesional sino también en la personal.

Nuestra postura corporal, por ejemplo, puede alejar a los demás que perciben enojo o rigidez. Mostrarnos amigables, a gusto, abiertos a escuchar a recibir nos permitirá mejorar no sólo internamente, sino lograr que los otros se sientan a gusto y con ganas de comenzar una conversación.

Sentarnos en forma encorvada, mirar en dirección al piso, mostrar gestos bruscos o nerviosos, fruncir el ceño, son posturas que podemos dejar a un costado y suplantarlas por el contacto visual con el otro, con una mirada abierta junto a gestos suaves y tranquilos, y una postura recta y erguida, mientras estamos atentos al otro, escuchando lo que nos cuenta. Observar las diferencias entre uno y otro modelo frente a un espejo puede ser un ejercicio muy interesante.

Tal vez una de las claves en la práctica de la PNL sea aprender a utilizar todos los recursos que tenemos, tanto conscientes como inconscientes, en pos de cambiar los que llamamos creencias limitantes, que son las responsables de nuestros sufrimientos. En este sentido, aprender a cambiar lo que no quiero sentir, hacer o pensar y diseñar lo que sí quiero obtener en mi vida es un aprendizaje profundo que cambia nuestro ser en el mundo, transformando nuestra vida en una experiencia poderosa.

Existen dos tipos de PNL: uno, orientada al saber de las técnicas, que da mayor importancia a la disciplina que al ejecutor de la misma, y un segundo tipo que se enfoca tanto en el ser de la persona que utiliza la técnica como en el coacheé que la recibe.

Autor entrada: Sabiens

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *