La nube violeta

El niño cerró el libro y, entonces, sucedió. En las copas de los árboles se paró una nube de color violeta y le habló. Estaba narrándoles con lujo de detalles lo sucedido a sus amigos

La nube violeta.

El niño cerró el libro y, entonces, sucedió. En las copas de los árboles se paró una nube de color violeta y le habló. Estaba narrándoles con lujo de detalles lo sucedido a sus amigos, necesitaba decírselo a alguien. Pero se detuvo; sabía lo que dirían o incluso pensarían, así que suprimió la última parte de la historia.

Habló de la nube y dijo que le había parecido algo extraño e intentó averiguar si alguno de ellos la habían visto. No, nadie había visto jamás una nube violeta y, como al niño le encantaban las historias y sabía contarlas de maravilla, sus amigos no dijeron nada, se quedaron observándolo con asombro y les pareció eso, una bonita historia.

La nube le dijo que pidiera un deseo y el niño, que todavía se hallaba bañado de inocencia y credulidad, rogó por un día de vuelta a esa playa junto a sus padres, antes del derrumbe. Esa época en la que ellos lo miraban y él sabía que existía por esa ternura que se posaba sobre su cabeza y lo adormecía.

La nube resultó ser un hada capaz de cumplir cualquier deseo; y el niño vio realizados sus sueños. Tuvo su día, su ciudad, su playa y, después, de nuevo la viudez; porque en su caso no era orfandad: sabía exactamente lo que había perdido y por qué y podía contarlo. Un niño sin padre sólo sabe que no tienen lo que otros sí.

No pudo contarles la verdad a sus amigos, porque en el fondo, sabía que no lo entenderían. Así que, después de pasar la tarde con ellos regresó a su casa, observando cada rincón del cielo, con la esperanza de que otra vez, la maravillosa nube le arrebatara esa viudez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la Política de privacidad