La aracnofobia.

¿Que es la aracnofobia?

La aracnofobia son las reacciones que tienen los aracnofóbicos normalmente parecen irracionales a otras personas, e incluso al propio individuo. La aracnofobia es el miedo o fobia a las arañas. Es de las fobias que más personas padecen, y seguramente la fobia a animales más extendida por todo el mundo.

Las reacciones que tienen los aracnofóbicos normalmente parecen irracionales a otras personas, e incluso al propio individuo. Intentan mantenerse alejados de cualquier sitio donde creen que pueden haber arañas, o donde han visto telas de araña.

Si ven una araña de lejos, les será muy dificil o imposible entrar en la zona, aunque sea grande, o al menos tendrán que hacer antes un esfuerzo para controlar su miedo o pánico, que se caracteriza por sudor abundante, respiración rápida, taquicardias y náuseas.

La fobia a las arañas puede determinar o influir en el lugar donde el afectado decide vivir, ir de vacaciones, incluso limitar los deportes o hobbies de los que puede disfrutar habitualmente.

Como todas de las fobias, la aracnofobia se con tratamiento psicológico. Lo normal es usar métodos que exponen gradualmente al afectado al animal que le aterroriza (esto se llama desensibilización sistemática), pero también se han probado sistemas de choque, en los que la exposición es de gran intensidad y se realiza súbitamente.

Como todas de las fobias, la aracnofobia se gestiona con tratamiento psicológico. Lo normal es usar métodos que exponen gradualmente al afectado al animal que le aterroriza (esto se llama desensibilización sistemática), pero también se han probado sistemas de choque, en los que la exposición es de gran intensidad y se realiza súbitamente.

Una de las más comunes fue propuesta por los psicólogos evolutivos. Ésta sugiere que la aracnofobia es una técnica de supervivencia heredada de nuestros antepasados. Como un gran número de arañas son venenosas (pese a que la gran mayoría de arañas no representan un problema para los seres humanos) el miedo a las arañas proporcionó a los humanos más probabilidades de sobrevivir y reproducirse en contraste con, por ejemplo, la vermifobia, miedo a los gusanos.

Este tipo de fobias se puede tratar con técnicas de relajación. Como toda fobia, la aracnofobia es un trastorno de ansiedad, por lo cual, las técnicas de relajación y respiración son fundamentales. Éstas ayudan a liberar la tensión producida por la situación fóbica, en este caso, la presencia de arañas.

Curiosamente no es de extrañar el hecho de que, si se le da a los niños una lista de cosas que podrían ser aterradoras para ellos, comprobar que la gran mayoría de cosas como no respirar, ser golpeado por un coche, bombas, fuego o ladrones son como muy importantes.

Curiosamente, si se les da una opción gratuita para informar a los investigadores qué tipo de cosas que temen la mayoría, los niños y las niñas, denuncian a las “arañas” como su principal temor (el segundo miedo es ser secuestrado, el tercero son los depredadores y cuarto es la oscuridad).

La otra parte, completamente normal, es la sensación de repulsión o rechazo a las arañas. Aquí hay que definir, parcialmente, lo que es “normal”. Ese miedo es normal en gran parte de la cultura occidental, sobre todo la europea. En otras partes del mundo, como Indochina, el Caribe o ciertas partes de África las arañas se contemplan como una exquisitez, comestible, antes como algo a lo que se debe tener miedo.

Autor entrada: Sabiens

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *