Fructosa y embarazo

Fructosa y embarazo

Es bien sabido por todos que durante el embarazo se tiene que evitar el consumo de alcohol, cafeína, teína o grandes cantidades de azúcar. A esta lista también le sumaremos la fructosa, que es el azúcar de la fruta, que consumida en dosis elevadas provoca importantes alteraciones en la placenta y aumenta el riesgo de que el feto presente enfermedades metabólicas en su vida adulta.

Este extremo lo afirma un estudio liderado por la universidad española CEU San Pablo Carlos Bocos, en colaboración con otros grandes grupos de investigación.

Para el estudio se utilizaron tres grupos de animales gestantes. Uno de ellos tomo una solución que contenía fructosa a lo largo de toda su gestación y los otros dos solamente bebieron agua o bien alguna solución con glucosa. ¿El resultado?

Los fetos de las madres que habían ingerido fructosa manifestaron unos niveles de oxidación altos tanto en el plasma como en el hígado. Así los datos mostraron que las placentas gestantes expuestas a la fructosa presentaban estrés oxidativo y una menor cantidad de HO-1, un agente antioxidante que prevee la aparición de complicaciones gestacionales.

hay que concienciar a la sociedad en general y a las mujeres embarazadas en particular , para que disminuyan el contenido de fructosa en su dieta mediante un consumo preferente de alimentos y bebidas de origen natural, por encima de los alimentos procesados y refrescos que contengan jarabe de maíz rico en fructosa.

Cuidemos nuestra alimentación y cuidadaremos nuestra salud.

Autor entrada: Sabiens

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *