Fantasías sexuales en los hombres

Todos, hombres y mujeres, tenemos fantasías sexuales. Es parte natural de la sexualidad humana, una forma de activar el deseo que muchos sexólogos recomiendan para mejorar la relación sexual.

Fantasías sexuales masculinas.

Fantasías sexuales en los hombres

Todos, hombres y mujeres, tenemos fantasías sexuales. Es parte natural de la sexualidad humana, una forma de activar el deseo que muchos sexólogos recomiendan para mejorar la relación sexual. Las fantasías sexuales son totalmente saludables mientras no sobrepasen el límite hedónico y de placer. Es decir, mientras no se conviertan en obsesión que alteren el estado mental e incluso social de la persona.

En una situación normal y saludable, las fantasías sexuales enriquecen la libertad y versatilidad de la pareja, siempre y cuando no exista forzamiento, imposición o violación. El derecho al placer y respeto de uno, termina cuando comienza el derecho al placer y el respeto del otro. Cuando dos personas adultas, en pleno uso de sus facultades mentales deciden, experimentar con su sexualidad, tienen toda la libertad y legitimidad para hacerlo. Las fantasías sexuales es una forma de ejercer esa libertad sexual.

Diferencias entre las fantasías sexuales masculinas y femeninas

Los hombres son muy visuales, por lo que las fantasías masculinas generalmente tienen alto contenido gráfico donde la mujer es la imagen principal. Más allá del contenido emocional, al hombre le excita el aspecto, la película que se forma en su mente.

La fantasía puede quedarse como parte de una auto estimulación, sin que esto signifique que realmente quiera llevarse a cabo. Sin embargo, hay fantasías que platicando con la pareja pueden formar parte de los juegos sexuales. Para ello es fundamental que exista confianza y comunicación en la pareja, así como la apertura de explorar nuevos caminos (disfraces, juguetes, fetiches o aquello que forme parte de la fantasía sexual.

Top ten de algunas de las fantasías sexuales masculinas

Estas son los sueños eróticos que más encienden a los hombres:

1 Encuentro erótico con alguna profesional

Son muy recurrentes las fantasías que involucran maestras, niñeras, enfermeras, secretarias, policías, animadoras, modelos, doctoras, azafatas, ejecutivas, etc. Quizá es por ello que gran parte del contenido para adultos explota la imagen de las mujeres profesionistas.

2 Sexo con más de una mujer

El sueño de tener un harem y ser el “semental” capaz de satisfacerlas a todas, es otra fantasía común entre los hombres.  Utilizar todos los recursos que están a su alcance para ser el héroe de la orgía suele ser terriblemente excitante.

3 Ver masturbarse a una mujer

Ser testigos del autoerotismo de su pareja (o alguna mujer fuente de sus fantasías) es la tercera fantasía más común. Lo excitante en este caso es el papel voyerista del hombre, no necesariamente imaginan a su pareja, frecuentemente fantasean con la vecina, la compañera de trabajo, la actriz de cine, etc.

4 Hacer el sexo anal

Para muchas mujeres, hablar de sexo anal es un tabú, por lo que se vuelve fuente de curiosidad para los hombres. ¿Qué se sentirá estar en esa zona prohibida?

5 Fantasías BDSM

Son todas aquellas fantasías que involucran prácticas de dominación, sumisión, sadismo y masoquismo. Abarca sueños con prácticas como el bondage (amarres sexuales), así como ensoñaciones de tener una dominatrix y ser el esclavo o, por el contrario, convertirse en el amo dominante. Como práctica erótica real el BDSM se apoya siempre en el consenso de sus participantes.

6 El exhibicionista

Para algunos hombres es terriblemente erótico ser el centro de atención de las mujeres. Su fantasía sexual en este sentido se enfoca en la idea de ser admirado y que las mujeres se regocijen con su cuerpo. En la mente recrean desde situaciones explícitas, hasta accidentes por los cuales son descubiertos en la intimidad. Otra modalidad de esta fantasía es tener sexo en un lugar público y dejar que los mirones observen: en el auto, en el parque, en algún lugar concurrido.

7 Sexo con una mujer mayor

Tener un encuentro sexual con una mujer mayor es otra fantasía sexual masculina habitual. Las mujeres, llenas de experiencia y actitud sexual, también forman parte del universo imaginario del hombre. Sobre todo si esa mujer de experiencia tiene buen cuerpo y es una amante extraordinaria, una diosa del sexo.

8 Sexo con la Lolita
Después del libro y películas del mismo nombre, la Lolita o imagen de Lolita se convirtió en una fantasía sexual común masculina. Esa joven, cancha reglamentaria (mayor de 18 años), pero con actitudes infantiles resultan un imán erótico para los caballeros.

9 Estimulación en zonas erógenas determinadas

Existen hombres que sienten especial predilección por ciertas zonas erógenas, por lo que la fuente de sus fantasías se centra precisamente en imaginar la sobre estimulación en esas regiones. Por ejemplo, hay hombres a quienes les  resulta muy excitante imaginar que están recibiendo sexo oral, así que no importa quién ni siquiera el contexto, el simple hecho de fantasear con que le están haciendo sexo oral les es provocador.

10 Encuentro con otro hombre

Muchos lo negarán hasta la muerte y está bien. La curiosidad de saber qué se siente tener un encuentro erótico con otro hombre es también habitual. Sin embargo, al igual que las fantasías femeninas,  imaginar o tener la ensoñación de tener un encuentro de esta naturaleza dista mucho de querer que se convierta en realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.