El éxito y fracaso profesional.

El éxito y fracaso profesional

Hoy hablaremos sobre el éxito y el fracaso profesional como un despido; un proyecto que has encabezado y termina en un fiasco; o un negocio que no funciona. Fallar es habitual e, incluso, una nueva manera de tomar impulso. Hay que aprender a gestionarlo.

Siempre se ha dicho que el éxito profesional depende de los ingresos que puedas obtener y el fracaso de que si no consigues un buen empleo. Todo el tiempo escucharas decir que si no estudiaste una carrera de alta demanda, ¿qué vas a hacer con tu vida?

Qué hace la diferencia entre el éxito y el fracaso profesional

Pero el éxito y el fracaso profesional van más allá de eso. El éxito profesional no solo depende del dinero o del trabajo que tengas, si no también influye el estilo de vida que puedas llegar a tener, que produzca una perfecta armonía en el ritmo de vida familiar y laboral.

Es decir, tú puedes llegar a tener un puesto directivo y ganar millones de euros, pero ¿realmente eres exitoso como profesional cuando no tienes tiempo para compartir con tu familia y tener paz?

Hay personas que me cuentan que conoce mucha gente exitosísima en sus empresas como gerentes pero que en su vida personal son un desastre y no saben gestionarse ni a sí mismos. ¿Cómo puede explicarse eso?

Mi respuesta es clara. En el mundo de las empresas y los negocios los resultados esperados suelen estar muy claros. Son medibles y ambiciosos, buscan ser elevados y sólo se pueden alcanzar con dedicación, estrategias y recursos.

Por eso hay muchos gerentes exitosos, tienen claro lo que tienen que hacer y cuentan con los conocimientos y destrezas para llevarlo a cabo. Se han entrenado para ello. Sus diplomas y cursos lo han habilitado para dirigir.

Todo el mundo tiene derecho a equivocarse, y ellos lo hicieron. Gracias a su instinto de superación y a sus ganas de llegar lejos consiguieron triunfar en lo que se propusieron.

Walt Disney

¿Sabías que el genio de la industria de la animación para niños fundó una empresa, Laugh-O-Gram Fil, en 1992 que terminó en bancarrota? La situación económica del entonces jovencísimo Walt era tan complicada que incluso se vio obligado a vender su cámara para poder viajar a la meca del cine, Hollywood.

Steve Jobs

El fundador de Apple  fue despedido de su propia compañía por el CEO John Sculley, a quien el mismo había contratado. Además, Jobs diseñó algunos productos como Apple III o LISA que fracasaron.

Henry Ford

Sus comienzos en la automoción no fueron fáciles. La empresa Detroit Automobile terminó en bancarrota por las exigencias de Henry. Eso no le impidió crear una de las mayores empresas fabricantes de coches del mundo: Ford.

Richard Branson

El magnate de los negocios, conocido por ser fundador de Virgin Group, comenzó en su andadura empresarial en la industria de la música, pero cometió un error garrafal: vender discos sin pagar impuestos. Esto obligó a su madre a rehipotecar su casa y a él serios problemas legales.

Thomas Edison

Ha pasado a la historia por la larga lista de cosas que descubrió, entre las que destaca la bombilla. Sin embargo, entre los éxitos también se cuela algún fracaso.

CÓMO INTERPRETAR LOS ACONTECIMIENTOS LABORALES

Cualquier aspecto que plantee un reto en el ámbito laboral supone estrés. Interpretar la consecución de una meta en el trabajo como un éxito si ésta se alcanza o como un fracaso si no es posible conseguirla, depende, en gran medida, de varios aspectos que se deben tener en cuenta.

CLAVES PARA EL ÉXITO LABORAL

Si no se encuentra demasiado satisfecho con su trabajo sería conveniente que se esforzará por mejorar su situación:

Dese un premio al finalizar su jornada. Concédase un capricho o elógiese a sí mismo por el esfuerzo que ha hecho.

Si por el contrario, considera que ha trabajado poco y que por ello no ha concluido el trabajo previsto, una alternativa es quedarse a terminarlo, pero evite llevarlo a casa.

Se aconseja que no se dejen las tareas más duras para el final de la jornada, porque es cuándo menos se rinde.

Aprenda a hacer críticas constructivas y a aceptar las que le hagan

Finalmente, se aconseja que todos los objetivos que se pretendan conseguir en el terreno laboral no sean inalcanzables. De este modo, alcanzará sus ambiciones paso a paso y no se sentirá frustrado cuando no pueda lograrlas.

 

Autor entrada: Sabiens

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *