Cuencos tibetanos online

Tienda online de cuencos tibetanos

El origen de los cuencos tibetanos

Se han planteado muchas hipótesis sobre el origen de los cuencos tibetanos. Algunos afirman que nunca han sido otra cosa que objetos de la vida cotidiana. Otros dicen que en tiempos pre-budistas fueron utilizados con fines mágico-religiosos por los chamanes de los pueblos del Himalaya. En cualquier caso, puedes comprobar los efectos beneficiosos de este dispositivo, adquiriendo tu preferido en nuestra tienda online.

Uno puede imaginar que su uso actual en Nepal como regalo de bodas o como plato, por parte de mujeres embarazadas, es el residuo de las prácticas chamánicas olvidadas de hoy. Lo cierto es que, en toda Asia, los cuencos cantores como otros instrumentos de bronce (gongs, platillos) se han utilizado, desde la antigüedad, en la música ceremonial y profana.

Los budistas continúan usándolos para puntuar el principio y el final de los tiempos de oración. La llegada de los cuencos tibetanos en el oeste se remonta a la década de 1960. Desde entonces, han encontrado un lugar prominente en la práctica de la meditación primero, luego en múltiples áreas.

Áreas de aplicación

Pocas personas han oído hablar de ello. Aún más raros son aquellos que, habiéndolo experimentado ya, no reconocen en ellos un poderoso poder de acción sobre el cuerpo y la mente. No se trata de “creer” o no: los cuencos cantores tibetanos tienen un efecto incomparable en nosotros.

La meditación

El uso de los cuencos tibetanos para la meditación ahora está muy extendido. Para aquellos que aún no han adoptado, aquí hay algunos consejos:

Pregúntate a ti mismo en un lugar tranquilo, acomódate cómodamente.

Cierra los ojos por un momento antes de comenzar a usarlo.

El movimiento de la mano que se ejecuta regularmente a lo largo del borde del cuenco suspende cualquier agitación en el cuerpo.

Mientras el sonido está ganando amplitud, se oye que se eleva por encima de un paquete de innumerables armónicos.

No toma mucho tiempo para que la canción del tazón traiga al oyente estados alterados de conciencia, si se digna rendirse. En algunas ocasiones, el abandono es tan completo que la intuición del tiempo y el espacio se disuelve, vivimos en el sonido y el sonido vive en nosotros.

Los efectos conjuntos del gesto, el sonido y la vibración sentida mejoran el enfoque y ayudan a lograr un estado de relajación más rápido y profundo. Esta práctica es, por lo tanto, especialmente para todos aquellos que tienen dificultades para vaciarlos.

Sonoterapia

La potencia sonora de los cuencos cantores tibetanos es indiscutible. Puedes usarlos a una hora del día durante unos minutos y alimentarte, alejándote del rumor de las nuevas fuerzas del mundo en su sonido.

Como parte de un proceso más elaborado, los cuencos cantores se utilizarán en la sonoterapia. La canción del tazón no solo llega a nuestros oídos y revela un mundo de sensaciones insospechadas y benéficas.

Pero en el plano físico, el sistema de huesos propaga el movimiento oscilatorio producido por el cuenco colocado en nuestra barriga o en nuestro pecho.

El agua, el componente esencial del cuerpo, también es vibrada por las olas del cuenco que se transmiten a todas las células. Y si admitimos que entre los problemas somáticos y psíquicos existe un principio de influencia recíproca, concluiremos con el potencial curativo de los cuencos tibetanos sobre las tensiones y bloqueos que obstaculizan nuestro espíritu.

Esta es la razón por la cual un gran número de terapeutas integran el uso del cuenco cantor en sus prácticas, como el psicoanálisis o la aromaterapia.

Armonización de los chakras

En una perspectiva similar, los cuencos cantores tibetanos sirven para equilibrar los chakras, rompiendo las masas de energías negativas acumuladas. El poder vibratorio de los tazones tiene un impacto indiscutible en la armonía energética general del individuo.

Pero debe notarse, sin embargo, que los tazones tibetanos, a diferencia de los tazones de cristal, no pertenecen acústicamente al sistema que caracteriza a la música occidental.

Nunca podemos igualar el sonido de un tazón con una nota precisa de la escala. Por el contrario, como si varias notas estuvieran entrelazadas armoniosamente, hablamos en este caso de instrumentos multifónicos.

Un músico muy experimentado puede sin duda marcar un alza tonal en particular y así enfocar el efecto de la vibración en uno de los chakras. Pero este proceso, que apunta a los mismos resultados que los obtenidos con los tazones de cristal, requiere entrenamiento y destreza.

Sea como fuere, dominar el poder de los tazones es en gran medida el desarrollo de la audición y la autoescucha, áreas que corresponden al quinto chakra, el chakra de la garganta. Y sabemos que su cumplimiento debe crecer en nosotros creatividad, sencillez, humildad.

Purificación

Los asiáticos consideran que sus técnicas de limpieza ambiental son una parte esencial de su forma de habitar el mundo. El uso de objetos de sonido es, a este respecto, un medio privilegiado.

A menudo dispuestos cerca del vestíbulo, los cuencos tibetanos son famosos por permitir armonizar las energías en una casa.

Su poder de purificación también servirá para mejorar la tasa vibratoria de líquidos (agua, vino, aceites) y alimentos.

Además, los tazones son particularmente populares entre los especialistas en litoterapia, que lo ven como un medio para reconstruir la carga energética de piedras preciosas que, al final de una sesión, almacenará las energías negativas del paciente.

La música

Como hemos visto, los tazones tibetanos pertenecen a la categoría de instrumentos multifónicos. Producen un sonido que contrasta fuertemente con nuestros hábitos oyentes solamente acostumbrados a la música occidental.

Pero esto es lo que despertará el interés de los músicos en busca de nuevos sonidos.

Muchos maestros también han encontrado que en un salón de clases el sonido de los cuencos calmó a los niños y los devolvió a una mayor concentración.

Instrucciones de uso de los cuencos tibetanos

¿Debemos sujetar o poner el bol? Una vez que hayas encontrado un lugar adecuado, queda por saber si debes sostener o colocar el tazón. El tamaño y el peso del cuenco son los elementos decisivos.

Algunos tazones son demasiado grandes para ser usados. Luego deben colocarse en una mesa o en el suelo. Si la superficie es demasiado dura, es mejor instalarla sobre un cojín o tela para evitar la fricción.

Se pueden sujetar tazones de menor tamaño. Plano en la palma de su mano no dominante (mano izquierda para una persona diestra), tome el tazón, sosténgalo a la altura del corazón, el plexo solar o la barriga y vea cómo se siente.

Para instrumentos más pequeños, poner el recipiente en la punta de los dedos puede ser una técnica alternativa. En cualquier caso, lo que más importa es evitar tocar las paredes del tazón, ya que ahogaría la resonancia.

Técnicas de uso

Los verdaderos instrumentos musicales, como los cuencos tibetanos se utilizan de acuerdo con varias técnicas.

Usarlos moviendose. Primero, solo puedes golpear el cuenco con un mazo y esperar a que el sonido se disipe, como tocar un gong. Aunque esta técnica requiere un mínimo de entrenamiento, es la más fácil de dominar. Se recomienda para principiantes.

La forma más común de usar un tazón tibetano es frotar el borde con un mazo. Se debe asegurar que el mazo permanezca en contacto permanente con el metal del recipiente, que la presión sea constante y la velocidad de movimiento regular.

Si la canción no es uniforme pero se escucha una sacudida brusca o se escucha una especie de chirrido, es que estás “adelante” en la onda de sonido que circula en las paredes del tazón.

Entonces es mejor reducir la velocidad del movimiento y corregir el ángulo formado por el mazo y el borde. Es posible, pero no esencial, comenzar con un ligero golpe de mazo sobre el cuerpo del recipiente. Antes de que el sonido se desvanezca por completo, intenta captar la onda de sonido y domarlo, amplifícalo con el mazo.

Mazos y mazos

Como hemos visto, el mazo, un palo de madera con una arandela de fieltro, se utiliza para golpear el cuenco como una campana, y el mazo para frotar.

La elección del tipo de mazo influirá en el sonido, si la madera está cubierta con cuero, el sonido será más serio.

El grosor de la tela debe ser proporcional a las dimensiones del cuenco, de lo contrario obtenemos sonidos desarmónicos.

Por las mismas razones, cuanto más grande es el tazón, más grande es el mazo. Por eso, desde 1.5kg es fundamental equipar un gran palo envuelto en cuero.

Nota finalmente que algunos mazos de madera son inicialmente lisos. Pero con el tiempo, surgirán micro ranuras que asegurarán un agarre más cómodo.

Juega amplificando el sonido con la boca

La técnica llamada “ululement” es para usuarios ya experimentados. Consiste en conseguir normalmente una vibración del bol con el mazo. Pero en este momento, dejamos de girar, dejamos caer el mazo, abrimos la boca y acercamos el borde del cuenco a unos tres centímetros.

La boca se abrirá y se cerrará, como para pronunciar el sonido “wa, wa, wa”, y el sonido de los cuencos rebotará contra las paredes de la cavidad bucal. La sensación es indefinible ya que el sonido entra y sale de nuestra boca sin solicitar las cuerdas vocales.

Prueba vertiendo agua en el fondo del bol

Llena el fondo del recipiente con aproximadamente 8 centímetros de agua, teniendo cuidado de no mojar la cresta. Canta el bol con la técnica de frotamiento. Verás como el sonido aumenta, el agua comienza a temblar.

¿Cómo elegir tu cuenco tibetano?

La elección de un bol es un paso importante. Es bueno haber determinado previamente qué frecuencias son particularmente sensibles y qué tipos de usos desea para su tazón. Una vez hecho esto, deberás tener en cuenta ciertos parámetros.

El tamaño del bol

Los tazones grandes (más de 25 cm de diámetro) brindan vibraciones lentas y profundas que calman instantáneamente. Su poder garantiza el máximo efecto. Por lo tanto, son perfectos para la investigación avanzada en prácticas como la meditación o la sonoterapia.

Los tazones de tamaño mediano (12 a 25 cm de diámetro) ofrecen el mejor equilibrio entre los sonidos altos y bajos y se sostienen fácilmente en la mano, lo que le brinda total libertad de movimiento.

Los tazones pequeños (de menos de 12 cm de diámetro) producen los sonidos más agudos y tienen la ventaja de ser cómodos de transportar. Se pueden colocar cuencos medianos directamente en diferentes partes del cuerpo para un masaje de sonido.

El espesor de las paredes

El grosor tiene una gran influencia en las características de sonido del tazón. Cuanto más gruesa sea la pared, como por ejemplo los “tazones gruesos” o los tazones de pared doble, más alto y duradero será el sonido y más presente estará la nota fundamental.

Por el contrario, las paredes más delgadas producirán un sonido más profundo y permitirán que florezcan más armónicos.

La aleación

La representación de un cuenco depende en gran medida de la composición de la aleación que lo constituye. Tradicionalmente, los cuencos tibetanos se producían a partir de la mezcla de siete metales: oro, plata, mercurio, cobre, hierro, estaño y plomo.

Se debe tener mas o menos en cuenta una correspondencia entre estos metales y las estrellas conocidas en ese momento.

Oro: sol

Dinero: luna

Hierro: marte

Mercurio: mercurio

Peltre: Júpiter

Cobre: ​​Venus

Plomo: Saturno

Estos metales se encuentran según lugares y tiempos en diferentes proporciones. Un tazón viejo tenderá a ser más delgado, más rico en oro y plata y el sonido se verá afectado.

En los tazones tradicionales de hoy, predominan el cobre y el zinc, y se agrega una aleación de otros cinco metales: hierro, estaño, platino, oro, plata.

En contraste, la mayoría de los tazones de los procesos de fabricación industrial están hechos de una aleación menos compleja, a menudo hecha de cobre, estaño y hierro.

La forma

Se encuentran cuencos de diferentes formas. Su parte inferior puede ser ancha o estrecha y sus paredes serán rectas o curvas en consecuencia. Algunos tazones tienen en su base una base hecha de la misma aleación. La forma tendrá un impacto menos decisivo que las otras características en el sonido de un tazón.

Las cualidades estéticas

Los cuencos artesanales y cuencos antiguos tienen varias características. Su color es dorado y mate, sus paredes llevan el rastro de los golpes de martillo del herrero y cuentan para todos los diseños geométricos raros de decoración y una gran simplicidad o simplemente la firma del artista.

Los cuencos moldeados casi siempre están adornados con patrones refinados, su tonalidad es de un dorado brillante y sus bordes son perfectamente lisos.

Cuencos tibetanos online
5 (100%) 4 votes