Como aprender shiatsu

    Como aprender Shiatsu

    El Shiatsu es una terapia manual, o un masaje terapeútico, de origen japonés que busca armonizar cuerpo, mente y emociones mediante el contacto, con el objetivo de mejorar la salud y la vitalidad de la persona que lo recibe.

    Etimológicamente, “Shiatsu” (指圧) significa “Presión con dedo”. Esto es una de las pocas cosas en las que coinciden todas las definiciones.

    Beneficios del shiatsu

    Resumimos algunos de los muchos beneficios del shiatsu:

      • Genera una profunda relajación que beneficia el funcionamiento general del organismo.
      • Estimula la circulación circulatoria y linfática.
      • Equilibra el sistema nervioso, respiratorio y digestivo.
      • Estimula el sistema inmunológico.
      • Ejerce un efecto de depuración profunda del organismo.
      • Libera el estrés, la tensión, los nervios, la ansiedad, etc.
      • Mejora el rendimiento físico e intelectual.

    Como aprender Shiatsu

    El Shiatsu puede ayudar para regular alteraciones del aparato locomotor (lumbagos…), desequilibrios psicosomáticos (cefaleas, migrañas…), inestabilidad emocional (ansiedad, depresión…), problemas de órganos internos (digestivos, respiratorios…), desequilibrios en el ciclo menstrual, etc.

    Sus beneficios son mejorar tu vitalidad, equilibrar tu postura, mejorar tu circulación, aliviar el estrés y la tensión, y ganar conciencia corporal.

    Para adquirir esta formación, deberás asistir a una serie de horas lectivas durante tan sólo unos meses y asistiendo a seminarios programados por el centro de estudios donde tomes las clases o donde puedan ofrecer información adicional. No esperes más y cárgate de energía aprendiendo las técnicas del Shiatsu.

    Como hacer una sesión de Shiatsu

    Tú tambien pueder hacer Shiatsu en tu casa. ¿No me crees? Te lo demostraré. ¿Tienes un pulgar? ¿Tienes algún punto doloroso en tu cuerpo? ¡Allá vamos! (Aviso: será más sencillo si se trata de un punto que puedas alcanzar con cierta facilidad, sin forzar la postura).

    Comienza palpando suavemente la zona dolorida. Respira. Puedes comenzar con la punta de los dedos, y poco a poco usar toda la palma de la mano. No tengas miedo de experimentar. Siente el contacto y cómo reacciona el cuerpo. Puedes masajear la zona intuitivamente, déjate llevar.

    Ahora que ya has reconocido el terreno

    Localiza el punto (o puntos) dolorosos. Se trata de esos puntos con más tensión, o más dolorosos, o incluso más débiles y que “se hunden”, pero que al masajearlos, presionarlos o simplemente tocarlos, sientes cierto alivio. Ahora respira, tranquilamente. Con el pulgar presiona suavemente el punto, haz que la presión sea firme y profunda. ¡Ojo! No he dicho fuerte. Imagina que tu pulgar atraviesa tu piel y llega al origen del dolor, pero de manera suave. Respira. Poco a poco afloja la presión. Repetir si se desea.

    ¡Ya has hecho Shiatsu!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *