Ciencias y universo

Una postura excitante

Esa postura no era una de las más cómodas, sus brazos comenzaban a dormirse y la cuerda que sujetaba sus muñecas raspaba su delicada piel, dejándole marca. Sin embargo, su excitación aumentaba por segundos, mojando su sexo y erizando sus pezones desnudos.