Adicción a la comida

    Adicción a la comida.

    La adicción a la comida, es un trastorno de ansiedad que viene acompañado por una necesidad irresistible de consumir cualquier tipo de alimentos. Generalmente, se trata de alimentos considerados “basura” o poco saludables.

    Los adictos a la comida se encuentran atrapados en una obsesión que no pueden controlar. Cuando no están comiendo, ellos están pensando en la próxima merienda, experimentando antojos para ciertos tipos de alimentos. No todos los adictos a la comida tienen bulimia, que se caracteriza por el consumo de grandes cantidades de comida y la eliminacion de los alimentos a través de vómitos o laxantes. Las personas con anorexia pueden ser adictas a la comida también, pero hacen todo lo posible para no comer.

    ¿Adicción a la comida? Esta es una pregunta incómoda para muchos profesionales de la salud. La principal equivocación es creer que esta “adicción a la comida” tiene una causa única. Ahora nos estamos dando cuenta de que en realidad tiene el mismo conjunto de causas que hacen que las enfermedades crónicas relacionadas con la mala alimentación se estén convirtiendo en epidemia: diabetes, obesidad, sobrepeso, hipertensión arterial, colesterol alto, problemas de artrosis causados por el exceso de peso.

    La costumbre de acudir a la comida rápida con alto contenido graso podría crear adicción. Una nueva teoría científica estadounidenses asegura que el contenido graso de alimentos como hamburguesas y patatas fritas estimula los “químicos del placer”.  Esta nueva teoría, desarrollada con ratones de laboratorio por un grupo de investigadores de la Universidad de Princeton, anularía lo que hasta ahora han presentado otros expertos sobre el hecho de que comer de más es una cuestión de falta de control. Ahora los expertos, aseguran que se puede desarrollar una relación de dependencia con el azúcar y la grasa que contiene la comida rápida.

    Mientras más temprano se consume esos alimentos, peor será el resultado, por lo que los niños están en riesgo de sus propiedades adictivas en una edad temprana particularmente, lo que quizá resulte en la obesidad de muchos de ellos.

    Tras someter a las ratas a una dieta con un 25% de azúcar, éstas han sufrido un ataque de ansiedad en el momento en el que se les ha retirado el azúcar de la ingesta. Entre otros síntomas, los animales ha presentado temblores similares a los que presentan las personas a las que se les retira la morfina o la nicotina. Los expertos aseguran que los alimentos con alto contenido graso estimulan los opiodies o “químicos del placer” en el cerebro. “Esto implica que algunos animales, y por ende los seres humanos, pueden desarrollar una dependencia de la comida dulce”. Todo esto podría explicar además por qué los índices de obesidad van en aumento.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *